Alfonso García Vaquero

Un proyecto de vida con mucha vista

Alfonso Garcia Vaquero, un proyecto de vida con mucha vista

Era el año 1961 cuando Optica Vaquero abría sus puertas en la calle de Felipe Menéndez, nº 11 en pleno barrio del Carmen.  Era el fruto de la ilusión emprendedora de Alfonso García Vaquero, que durante unos años atrás, había trabajado en la óptica de su padrino, Fernando Villamil.  De este, aprendió y adquirió los buenos hábitos de la profesión de óptico, completados con los estudios de Optica de Anteojería del Instituto Daza de Valdés en Madrid. Eran los tiempos en que los cristales para las gafas se recortaban a mano, en un largo proceso manual.

Como todos los comienzos, fueron duros, pero muy pronto se hizo con una clientela fiel y agradecida que ha sido la base de su crecimiento y su éxito. Su carácter perfeccionista, ultra profesional y su don de gentes, unidos a la pasión por su trabajo fueron sus mejores bazas para lograr el reconocimiento de los miles de clientes que le confiaron el cuidado de su visión y audición.

En aquellos inicios era habitual en las ópticas la venta de cámaras fotográficas, mecheros, barómetros, prismáticos y otros muchos aparatos de medición y precisión.

Ya en el año 1975 decide trasladarse a la céntrica calle de Donato Argüelles ocupando el bajo y la primera planta de número 8. Su preocupación constante por todos los adelantos científicos y la innovación en los productos le hicieron ser un referente de la óptica para los asturianos que llegaban de diferentes lugares de la región y muy especialmente para los gijoneses, pero también una cita obligada para las empresas del sector óptico que deseaban distribuir los mejores y mas novedosos productos.

Alfonso Garcia Vaquero, un perfeccionista de su trabajo

En el año 1984 se incorpora a la Cooperativa “Opticos Asociados” que a la postre se convertiría en la actual Multiópticas, convirtiéndose en la empresa líder en el mundo de la óptica en toda España.

Sus hijos: Alejandro y Alfonso se incorporan a la empresa ocupando las direcciones técnicas y comerciales, respectivamente.

En el año 1989 abre el segundo establecimiento en la Plaza de Europa, ocupando un bajo de más de 500 metros cuadrados de superficie, y a los cuatro años un tercero en el Barrio de la Arena. La expansión prosigue con un nuevo establecimiento en la calle Oriental en La Calzada.

También por aquellos años, con su compromiso profesional, asume la dirección del Colegio Nacional de Opticos en Asturias y ocupando el cargo,  promueve la realización del Congreso Internacional de Optica y Lentes de Contacto del año 1994 en la ciudad de Gijón. En calidad de Presidente del Comité Organizador, Alfonso García Vaquero da inicio al congreso el día 17 de abril, con una asistencia de mas de  1.100 personas de diferentes países, con el desarrollo de excelentes ponencias científicas, a la vez que se recorren lugares emblemáticos de nuestra región y se disfruta de nuestra gastronomía.

Alfonso Garcia Vaquero

Ya en el siglo XXI, se acometen las dos últimas aperturas, en la calle Juan Alvargonzález y la última en Menéndez Valdés con el propósito de estar siempre más cerca del público y facilitar nuestros servicios ópticos y auditivos a el mayor número de personas posibles. Ese es el ciclo y el bagaje hasta ahora, el futuro, aún está por escribir.

Alfonso Garcia Vaquero

La esencia y filosofía de esta empresa sigue siendo la misma desde el principio:  Vocación de servicio a las personas y a la ciudad, un trabajo profesional superlativo y honesto, una oferta de producto amplia, de primera calidad y diferenciada y por supuesto, disfrutar del camino, puesto que, el verdadero éxito es el que se mantiene a lo largo de los años. Es bien seguro que desde el primer día, D. Alfonso dejó todo su corazón en esa labor diaria con sus clientes y amigos, y asimismo, todos los colaboradores que han pasado, han puesto parte del suyo para lograr la satisfacción y el reconocimiento del usuario.

Nuestra mayor recompensa, el haberlo conseguido.